La actriz Tanya Roberts, reconocida por su participación en “Los Ángeles de Charlie” y por ser una “chica Bond”, falleció este martes a los 65 años, luego de rumores y desmentidas acerca de su estado de salud.

La confusión comenzó el domingo, cuando Mike Pingel, su representante aseguró que la estadounidense había muerto a los 65 años. Pero luego, este lunes se rectificó y afirmó que la ex chica Bond continuaba viva e internada.

Pingel aseguró el domingo a medios estadounidenses como The Hollywood Reporter o TMZ que la actriz había fallecido en Los Ángeles (EE.UU.), donde se encontraba ingresada en un hospital desde que se desmayó en la calle el pasado 24 de diciembre mientras paseaba a sus perros. Pero, este lunes, el representante dio marcha atrás de forma sorprendente.

La actriz comenzó su carrera en el mundo del modelaje.

“Así que, sí, esta mañana hacia las 10... el hospital llamó para decir que ella sigue viva, aunque no pinta bien. Con suerte tendremos información (pronto). Es desconcertante”, dijo a The Hollywood Reporter. El representante aseguró que la confirmación de la muerte de Roberts le había llegado el domingo a través de Lance O’Brien, el novio de la actriz.

Otro detalle surrealista de esta lamentable confusión tuvo como protagonista a O’Brien, quien se enteró este lunes en medio de una conversación con el programa “Inside Edition” de CBS de que su novia no había muerto. “¿Ahora me dices que está viva?”, preguntó en una llamada telefónica que había interrumpido la entrevista.

“Oh, gracias a Dios (...). El hospital me dice que está viva. Me llaman de la Unidad de Cuidados Intensivos”, aclaró después al periodista sin poder contener las lágrimas.

A pesar de estos episodios confusos, este martes finalmente se conoció que la actriz murió en el hospital de Los Ángeles donde estaba internada. La actriz sufría una enfermedad que le provocaba insuficiencia hepática y renal.

Roberts sufrió un desmayo mientras paseaba sus perros en Los Ángeles.

Roberts, cuyo nombre original es Victoria Leigh Blum, nació en Nueva York en 1955. La artista probó suerte como modelo y también en la publicidad antes de hacerse un hueco como actriz.

La pequeña pantalla fue su primer hogar, ya que Roberts, tras varios papeles pequeños en series y películas televisivas, fue seleccionada como una de las tres protagonistas de la quinta y última temporada de “Charlie’s Angels” (1976-1981).

Roberts no pudo evitar el fin de esa famosa serie, pero su carrera continuó ascendiendo hasta lograr el que es probablemente el gran papel de su trayectoria: el rol de chica Bond en “A View to a Kill”.

Roberts también participó en las producciones “The Beastmaster” (1982) y “Sheena, la reina de la selva” (1984), además de “Body Slam” (1987) y del thriller “Night Eyes” (1990), entre otras. Una gran pérdida para el cine.

El representante de la actriz fue el encargado de dar a conocer la triste noticia.

RELACIONADAS