Cuatro miembros de la Policía Estatal del estado mexicano de Zacatecas murieron en un ataque de sicarios de organizaciones criminales que hicieron volar su vehículo y después los remataron a disparos.

Los agentes se enfrentaron a miembros de grupos ilegales que viajaban en varios vehículos en Chupaderos, en el municipio de Villa de Cos, en el estado de Zacatecas. Los sicarios arrojaron un artefacto explosivo contra el vehículo policial, que se incendió con los policías estatales dentro.

Asesinato de policías en ZacatecaInfobae

Tras el ataque, unos 200 agentes estatales, de la Guardia Nacional y del Ejército con apoyo de dos helicópteros desplegaron un operativo de búsqueda de los agresores, lo que derivó en un nuevo enfrentamiento armado en la comunidad de El Barril, municipio de Villa de Ramos, San Luis Potosí.

Según informó la Secretaría de Seguridad, los hechos en que perdieron la vida los agentes ocurrieron por la tarde del 11 de marzo, cuando los uniformados circulaban en una camioneta de la corporación municipal sobre El Ramal a Chaparrosa, cerca de la comunidad de Chupaderos.

“Fueron agredidos por un grupo armado de civiles y después de ello incendiados en el interior de la patrulla en que desempeñaban su servicio, para nosotros es una lamentable pérdida, insisto, condenamos los hechos”, dijo Arturo López Bazán, secretario de Seguridad del estado.

Chupaderos y Villa de Cos son azotadas desde hace seis meses por una disputa territorial del Cártel de Sinaloa contra el Cártel Jalisco Nueva Generación. También se han sumado remanentes de grupos como Los Zetas, que no ceden su dominio regional en los límites de San Luis Potosí.

El gobernador, Alejandro Tello, solicitó apoyo de emergencia al presidente Andrés Manuel López Obrador, el pasado 24 de febrero, para hacer frente a la violencia que ha rebasado a Zacatecas.

Asesinato de policías en ZacatecaInfobae

Esta es la cuarta refriega en una semana entre las fuerzas de seguridad estatales y federales y presuntos integrantes de cárteles de las drogas.

La primera ocurrió el jueves 4 de marzo, en el municipio de Nochistlán, con un saldo de un policía municipal muerto y dos militares heridos; el segundo se produjo la noche del viernes 5 en la cabecera municipal de Jerez, oficialmente sin muertos ni heridos, y el tercer choque armado se produjo el miércoles 10, entre las localidades de Nochistlán, Zacatecas y Yahualica, Jalisco.

Según consta en datos del gobierno federal, los asesinatos han ido creciendo en los últimos tres meses con cifras que no se habían registrado para el mismo periodo en los últimos años. Para octubre pasado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública contabilizó 62 asesinatos; al mes siguiente fueron 84 y en diciembre reciente, 99; para finalizar en 789 casos, 279 homicidios dolosos más que en 2019.

Ya en el primer mes de 2021, los reportes por el mismo delito en la entidad ascendieron a 108, casi tres veces más que enero de 2020 y 2019, cuando fueron 39. Es el peor inicio de año desde 2015. Tan solo entre el 14 y 15 de diciembre pasado sumaron al menos 28 asesinatos, registrándose más de un muerto por hora.

Zacatecas es una localidad estratégica y muy codiciada para las bandas, por su conexión del Pacífico con la frontera de Estados Unidos.