México es el tercer país del mundo con más víctimas mortales debido al coronavirus, con 155.145 decesos, solo por detrás de los Estados Unidos, con 434.696 fallecimientos, y Brasil, con 221.547 muertes. Así, el país superó a la India, aunque las cifras podrían ser todavía más altas por el subregistro de casos.

Hasta el último reporte, hay 1.825.519 contagios confirmados, uno de ellos, el del presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien el domingo anunció que dio positivo tras realizarse un test y evoluciona favorablemente. El mandatario, quien tuvo un ataque cardíaco en 2013 y se negó a usar tapabocas en actos públicos y privados, fue criticado por el mal manejo de la pandemia.

El número total de víctimas se mantiene en debate, sobre todo luego de que esta semana se divulgara el reporte de fallecimientos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), basado en actas de defunción. De acuerdo con ese organismo, México tuvo 108.658 muertes de Covid-19 en los primeros ocho meses de 2020, una cifra un 55,56% superior a los 69.849 casos reportados por las autoridades sanitarias en ese período.

El número total de víctimas se mantiene en debate. Foto: AFP

Pese a todo, esta semana, la ministra de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que la pandemia “ya está contenida”, al menos en algunas zonas del país la pandemia, y registra “un ligero descenso”.

El optimismo de las autoridades contrasta con las cifras de contagios y muertes de los últimos 10 días. Tan solo entre el 20 y el 23 de enero, el país sumó 83.951 nuevos casos, llegando a los 20.000 contagios diarios. Mientras que desde el 19 de enero, las muertes se mantuvieron en un promedio superior a los 1000 fallecimientos por día, exceptuando el 24 y el 25 de enero, días en que se registraron 530 y 659 decesos respectivamente.

Aunado a ello, según datos de la Secretaría de Salud, hasta el momento nueve entidades federativas reportan ocupación de camas generales por arriba del 70%. Mientras que en la Ciudad de México, foco rojo de la pandemia, que indica alerta máxima, Nuevo León y Estado de México tienen una ocupación mayor a ese porcentaje en camas de cuidados intensivos.

La vacunación en el país empezó el 24 de diciembre.

Esta situación condujo a la capital mexicana a mantener las actividades no esenciales limitadas, desde el pasado 18 de diciembre, con la finalidad de evitar el incremento de contagios. La ciudad se mantendrá en semáforo epidemiológico de color rojo durante una semana más.

En tanto, la vacunación en México empezó el 24 de diciembre, enfocada principalmente al personal de la salud. De acuerdo con los datos del Gobierno federal, se aplicaron un total de 657.842 dosis de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer, fundamentalmente a personal sanitario, aunque el pasado fin de semana comenzó a vacunarse docentes del estado de Campeche. Además, ya fueron vacunadas con la segunda dosis del fármaco 31.314 personas.

Los especialistas consideran que la vacuna no debe ser considerada una “solución mágica” para combatir la pandemia. Al respecto, Laurie Ann Ximénez-Fyvie, doctora en Ciencias por la Universidad de Harvard, sostiene que la inmunización corre el peligro de dar una “falsa esperanza” a la población, puesto que la ola de contagios y muertes en México sigue “en una línea vertical” y la vacunación, que avanza a paso lento, “no es la solución a la pandemia”.

Con información de EFE.


RELACIONADAS