El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció este domingo durante su gira en Guerrero que México reducirá la entrega de dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus para que países más pobres puedan acceder al antídoto también.

De esta manera, el país acepta la petición de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de que no se produzca un acaparamiento, aunque el mandatario subrayó que estas dosis serán repuestas.

Ahora, en el mundo hay una polémica porque la ONU le pidió a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que tiene contrato, como es el caso nuestro y los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas que estén a disposición de los países más pobres”, apuntó López Obrador.

La ONU pidió que no se produzca un "acaparamiento".Morry Gash | AP

Estamos de acuerdo con eso, que nos bajen y luego nos repongan lo que nos corresponde”, explicó el mandatario mexicano, quien aclaró que la caída en el suministro no cambiará el plan nacional de vacunación contra el Covid-19, ya que el gobierno mexicano está buscando otras opciones de vacunas, como la de CanSino, la rusa Sputnik V y la desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, por lo que habrá dosis suficientes para inmunizar a los adultos mayores.

Además, el Presidente afirmó que México “tendrá más autoridad” porque está administrando la vacuna. Comparó a su país con europeos, que “reciben la vacuna y no la aplican, la tienen congelada”.

El último boletín oficial mexicano eleva a 630.258 los casos confirmados y a 140.241 los muertos tras sumar 20.523 contagios y 1.219 decesos en las últimas 24 horas.