El Gobierno invocará al renovado tratado comercial de América del Norte, T-MEC, para exigirle a Estados Unidos que vacune contra el coronavirus a sus trabajadores que estén en ese país más allá de su situación migratoria, afirmó hoy el canciller Marcelo Ebrard.

“Es una responsabilidad de cada uno de los dos países garantizar que todos los trabajadores, independientemente de su condición migratoria, reciban la vacuna”, subrayó el funcionario en conferencia de prensa.

Añadió que “cualquier exclusión a trabajadoras mexicanas y mexicanos es una violación al Tratado de Libre Comercio del apartado de Derechos Laborales”.

Ebrard advirtió que México estará vigilando que el Gobierno estadounidense cumpla con lo pactado en el acuerdo comercial, en particular con la nueva administración del presidente electo Joe Biden.

El T-MEC, que entró en vigor el pasado 1 de julio y del que también forma parte Canadá, es una versión modernizada del TLCAN, un acuerdo comercial que estuvo vigente desde 1994, pero que fue renegociado a exigencia del mandatario saliente Donald Trump.

El anuncio ocurre una semana después de que el Ejecutivo se manifestara “extremadamente consternado” por las declaraciones del gobernador del estado de Nebraska, Pete Ricketts, quien dijo que trabajadores indocumentados de plantas empacadoras de carne, muchos de ellos mexicanos, no tendrían acceso a la vacuna.

“Es un hecho indiscutible que un alto porcentaje de los trabajadores de empacadoras de carne son migrantes indocumentados y muchos de ellos son nacionales mexicanos”, agregó la cónsul mexicana en Nebraska, Guadalupe Sánchez, en una carta dirigida al gobernador Ricketts el pasado 6 de enero.

Un 66% de los trabajadores de esa industria son indocumentados, según datos del Migration Policy Institute, citados en la carta por Sánchez, quien refirió que 16 obreros mexicanos en Nebraska murieron de coronavirus.

Ebrard recordó que el capítulo laboral del T-MEC establece que los países miembros asegurarán que los trabajadores migrantes estén protegidos conforme a sus leyes laborales “sean o no nacionales de la parte” y reconoce además “la vulnerabilidad de los trabajadores migrantes con respecto a las protecciones laborales”.

“¿Es un derecho laboral la vacuna? No, pero sí es un derecho establecido que el trabajador no debe estar expuesto al contagio”, enfatizó, según reporte de medios locales y la agencia de noticias AFP..

Estados Unidos, con 380.821 muertes por coronavirus y México, con 135.682, son el primero y el cuarto país con más fallecimientos del mundo por la pandemia, según cifras oficiales.