Alerta por Covid-19, Emergencia”, proclamó el responsable de las acciones antipandemia de México, Hugo-López Gatell, al renovar su llamado a los ciudadanos, sobre todo de la “zona cero”, la capital, a evitar salir a las calles y respetar la distancia social, para evitar el colapso de los hospitales.

La insistencia del rostro visible de la respuesta del gobierno de México a la pandemia de coronavirus ocurrió en coincidencia con la decisión de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) de aprobar de emergencia la vacuna del gigante farmacéutico estadounidense Pfizer.

El gobierno mexicano aprobó la vacuna de la firma estadounidense Pfizer, que se espera comience a ser aplicada en los próximos días a personal sanitario, en la principal trinchera de la lucha contra la pandemia de Covid-19.

López-Gatell anunció que las primeras vacunas (alrededor de 250.000), cuya primera dosis se aplicará este mes, ya se encuentran listas para inocular al 12% de casi un millón de miembros del personal sanitario que se encuentra en la primera línea en la lucha contra la peste.

(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)

La medida de emergencia fue adoptada por la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios en plena cresta de la segunda oleada de la pandemia, que se refleja en más de 10.000 contagios diarios.

El anuncio fue hecho cuando el país contabiliza 113.019 muertes por Covid-19 y un 1.229.379 casos positivos acumulados de coronavirus SARS-CoV-2, según el reporte del ministerio de Salud.

Las autoridades sanitarias tendrán un máximo de 10 días para aplicar las dosis o resguardarlas en la tradicional red de frío de dos a 8 grados centígrados, por cinco días. Una vez descongelada, la vacuna se debe de aplicar en de seis a ocho horas, por lo que se tratará de una operación a contrarreloj.

Las segundas dosis, después de aplicar las primeras, se deben de inyectar en 21 días, es decir, la primera semana de enero.

México, que se ubica entre los 10 países del mundo con más casos de Covid-19, acumula 1,2 millones de contagios y más de 113.000 muertos, mientras que es líder internacional en fatalidades de personal de salud.