El gobierno de México indicó este lunes que preparará un plan para atender a migrantes solicitantes de asilo en Estados Unidos que se encuentran varados en su territorio por las políticas antiinmigrantes del presidente estadounidense saliente, Donald Trump.

La Secretaría de Gobernación Interior afirmó que, junto con la cancillería mexicana, buscará apoyar a los migrantes, en su mayoría centroamericanos, varados en la frontera entre ambas naciones como parte del programa “Quédate en México” impuesto por la administración de Trump.

Inmigrantes

”No somos la causa del problema, pero reiteramos nuestra voluntad para ser parte de la solución”, dijo la ministra de Gobernación, Olga Sánchez, durante una reunión virtual con integrantes del cuerpo diplomático mexicano.

La funcionaria señaló que con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, la política migratoria mexicana podría tener algunos cambios tras el compromiso del demócrata para lograr una “migración segura y ordenada”.

En ese sentido, “el desafío migratorio requiere el trabajo en conjunto entre México y los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras así como con Estados Unidos”, subrayó la funcionaria.

México vislumbra una buena relación con el gobierno de Biden, quien, según el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a apoyar un plan de atención social en Centroamérica para frenar la migración ilegal. México comparte cerca de 3.200 kilómetros de frontera con Estados Unidos.

Joe Biden - Donald Trump (Photos by ANGELA WEISS and MANDEL NGAN / AFP)

Sánchez dijo también que, debido a la pandemia del COVID-19, “es previsible que se incrementen los flujos migratorios, de personas que buscan llegar a los Estados Unidos a través de México”. Al respecto, apuntó la necesidad de “preservar la decisión de que junto al respeto de los derechos humanos de las personas migrantes se garantice también la observancia” de las leyes mexicanas.

Pese a las tensiones, López Obrador ha logrado mantener una relación cordial con Trump, con quien se encontró en Washington en julio pasado en plena campaña electoral estadounidense, lo que fue criticado por opositores y algunos analistas mexicanos.

Con información de AFP.