El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propone un nuevo modelo de Justicia Laboral que, según su parecer, favorecerá por igual a las partes intervinientes en los contratos de trabajo. El sistema apunta a privilegiar el acuerdo entre empleador y empleado y a resolver los conflictos en una fase de negociación y, eventualmente, en una segunda etapa de judicialización.

El mandatario admitió que era uno de los requisitos indispensables que debía cumplimentar su Gobierno para renegociar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Andrés Manuel López Obrador. (EFE/Sáshenka Gutiérrez)

“Esto es muy importante. Si no se logra la conciliación, que estoy seguro va a lograrse en buena medida, va a tener buenos resultados. Entonces se acude a los tribunales laborales. Ya no es la Junta de Conciliación sino el Tribunal y esto es un cambio profundo estructural”, manifestó el presidente en una ceremonia realizada en el Palacio Nacional de la capital mexicana.

Y agregó: “La justicia laboral va a depender del Poder Judicial. Ya no es sólo la participación de los sectores obrero, empresarial y Ejecutivo”.

Asimismo, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, dijo: “Por primera vez, jueces y juezas imparciales e independientes serán los encargados de adjudicar los derechos de las partes desde una perspectiva normativa constitucional. Habrá seguridad jurídica y previsibilidad en el ámbito d de las relaciones laborales”.

Según la nueva ley, en los primeros 45 días, desde el inicio de un conflicto laboral, las partes tendrán la posibilidad de alcanzar algún acuerdo o consenso. Caso contrario, los juicios no podrán extenderse más de seis meses.


RELACIONADAS