De cara a las elecciones de junio, el 15 de enero, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), le ordenó al presidente Andrés Manuel López Obrador no hablar sobre temas electorales. De esta manera, el mandatario no podía emitir opiniones a favor o en contra de aspirantes o coaliciones políticas durante sus conferencias matutinas o en eventos oficiales gubernamentales.

Este jueves, la Sala Superior del Tribunal “revocó el acuerdo del pasado 15 de enero emitido por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) por el que emitió los lineamientos para las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador”, informó en un comunicado.

Andrés Manuel López Obrador. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Los magistrados consideraron “parcialmente fundados los argumentos hechos llegar por la representación jurídica del Ejecutivo Federal”, que recurrió al decisión del INE.

Según el Tribunal “nunca se ha determinado” que las conductas del presidente “tengan carácter ilícito”, cuando día a día ofrece la conferencia de prensa a las siete de la mañana.

“La Sala Superior declaró improcedente el dictado de las medidas referidas y dejó sin efectos el acuerdo impugnado, lo que no prejuzga ni representa un pronunciamiento de fondo sobre las conductas denunciadas”, expresó.

Andrés Manuel López Obrador. EFE/Presidencia de México

El 6 de junio de 2021, unos 94 millones de mexicanos están llamados a las urnas para elegir a los 500 diputados federales, 15 de los 32 gobernadores, 30 congresos estatales y 1.900 ayuntamientos. Nunca en la historia de México se han escogido tantos cargos públicos a la vez.

En esos comicios estará en juego la mayoría parlamentaria de Morena, que apoya al Gobierno de López Obrador.

Dos días después, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, defendió la decisión del organismo de que todos los servidores públicos eviten manifestarse respecto a temas electorales y a emitir opiniones a favor o en contra de aspirantes y coaliciones.

López Obrador acusó a Córdova de hacer “la vista gorda” ante fraudes electorales de años pasados y dijo que de ocurrir la suspensión acudiría “a las instancias judiciales”, pues esto sería “un acto de censura”.

Con información de EFE.