Un equipo de arqueólogos encontró en Ciudad de México 119 calaveras que forman parte de una torre de cráneos perteneciente al periodo azteca, según ha anunciado este viernes el Ministerio de Cultura del País.

Los investigadores detectaron un yacimiento a varios metros de profundidad que se cree que pertenece al costado este y la fachada externa de la torre de cráneos del Huei Tzompantil, una plataforma construida entre 1486 y 1502 en honor al dios de la guerra Huitzilopochtli en la antigua Tenochtitlan, capital del imperio azteca sobre la que se construyó la Ciudad de México actual.

Un equipo de arqueólogos detectó el yacimiento según comunicó el Ministerio de Cultura del País (Foto: Ministerio de Cultura)

Las calaveras se encuentran fragmentadas y entre ellas habría posiblemente tres niños, según los expertos, que atribuyen la destrucción de los cráneos a las acciones de los españoles y sus aliados durante la captura de la ciudad.

Los hallazgos son parte de una investigación mayor que comenzó hace cinco años cuando se localizaron los primeros vestigios de la parte noroeste de la construcción, que tiene 4,7 metros de diámetro. Se cree que hay otras seis construcciones similares en la ciudad.

Un equipo de arqueólogos detectó el yacimiento según comunicó el Ministerio de Cultura del País (Foto: Ministerio de Cultura)

En esa parte del muro se encontraron 484 cráneos de lo que se sospecha que fueron víctimas de sacrificios, ya que, en la época, se creía que eran necesarios para mantener con vida a los dioses y “dar continuidad a la existencia del universo”.

Los hallazgos se realizaron durante la reforma de un edificio en la actual capital mexicana y han sido calificados como “uno de los hallazgos arqueológicos más impactantes de los últimos años en el país” por la secretaria de Cultura del Gobierno, Alejandra Frausto.