La Organización de las Naciones Unidas solicitó al Gobierno de México que modifique o anule la medida de militarizar las calles del país como forma de garantizar la seguridad de los ciudadanos. En contrapartida, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo la necesidad de mantener los soldados en las calles con el objetivo de combatir la violencia.

Desde el año 2019, existe la Guardia Nacional -creada a partir de una reforma legal impulsada por el oficialismo y apoyada por la oposición- permite al titular del Poder Ejecutivo disponer de las Fuerzas Armadas en "situaciones extraordinarias", aunque de manera subordinada y supervisada por las autoridades civiles.

Efectivos de la Guardia Nacional. EFE/STR

En el documento, los expertos de la ONU reclamaron que la Guardia Nacional actúa de facto como un cuerpo militar, argumentando que los elementos en sus filas provienen de las filas del Ejército y la Marina, en un contexto del uso sistemático de la fuerza, en el que va implicada la comisión de delitos como tortura, violación sexual, desaparición forzada y ejecuciones extrajudiciales; todos estos respaldados dentro del marco de la política de seguridad de combate contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Según el semanario Proceso, el pasado 9 de octubre el Grupo de Trabajo sobre Desaparición Forzada del organismo internacional hicieron un llamado al presidente López Obrador, puntualizando que aclare los puntos del acuerdo que él mismo echó a andar, subrayando que no concuerdan con los estándares internacionales sobre el papel de las fuerzas del tipo militar.

Soldiers assigned to Mexico's National Guard patrol near a bullet-riddled vehicle belonging to one of the Mexican-American Mormon families that were killed by unknown assailants, in Bavispe, Sonora state, Mexico November 5, 2019. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Por su parte, el mandatario nacional, Andres Manuel López Obrador, justificó la presencia de las fuerzas diciendo: "Necesitamos de la disciplina y el profesionalismo de la Marina y el Ejército -dos instituciones que se estaban desaprovechando-, para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia".

El pasado lunes 2 de noviembre fue publicado un decreto, que extiende la participación de los militares en cuestiones de seguridad pública hasta marzo de 2024. "No tengo problema de conciencia y estoy convencido de que es necesario", afirmó López Obrador.

"Todos los días estoy pendiente de que no haya abusos, torturas, masacres ni violación a los Derechos Humanos", aseguró el presidente. No obstante, desde el año 2006, decenas de militares fueron implicados en casos de graves abusos en perjuicio de la población civil.