Michelle Salas parece vivir una vida de ensueño o, al menos, eso es lo que muestra a través de sus redes sociales. En las fotos que publica en su cuenta de Instagram se aprecia el lujo con el que vive en su departamento de Nueva York, sus largos viajes de vacaciones y el disfrute de su tiempo libre en México.

Sin embargo, no todo es color de rosa en su perfil: muchos seguidores de la modelo son haters, es decir, usuarios que aprovechan sus publicaciones para lanzar comentarios maliciosos y juzgar cada uno de sus movimientos.

Michelle Salas (Instagram/@michellesalasb)

Esta semana, la hija de Luis Miguel no se quedó callada y optó por defenderse de quienes la critican por su físico.

"Me llamó la atención que el otro día hice un reel (video) y es el mismo rollo, ¿no?" o "¿Qué te hiciste en la boca? Ya déjate de inyectar, pareces travesti", fueron algunos de los comentarios que respondió de forma directa a través de un video en sus Instagram Stories.

"Ese mismo día había tenido fotos, full on make up, además de un filtro, que se los voy a compartir porque ya veo que, de verdad, hay mucha gente que no ha descubierto el mundo de los filtros", comenzó a decir.

Y añadió: "Si a mí no me afecta es una cosa, pero, esta misma gente va y deja sus comentarios tóxicos a lo mejor a otra persona, que a esa persona sí le afecta. Y, no sé, me hace chido que la gente tenga tiempo y una toxicidad tan extrema".

La foto que subió para mostrar el filtro que le habían criticado sus seguidores. (Instagram Stories/@michellesalasb)

Y su descargo respecto al cyberbullying continuó: "Si no tienes nada bueno qué decir, entonces; brother, ponte a coser o no sé, cocina, vete al cine; bueno, ahorita no se puede ir al cine. Vete a ver una película con tu novio, marido, amante, lo que sea".

"Lo único que quiero decir, si Juanita Pérez o quien sea mañana se quiere arrancar la cara y ponerse la de Blanca Nieves, pues eso es problema de ella, o mío, o de quién sea. Nadie tiene el derecho de hacer sentir mal a nadie. Fin del comunicado, vive y deja vivir, eso creo que es súper importante, para mí, para todos, para el mundo", cerró.

A pesar de esto, la famosa de 28 años demostró que los haters no la van a parar sigue: sigue marcando tendencia en el mundo de la moda y su perfil como influencer crece. Actualmente tiene más de un 1.3 millones de seguidores.

En septiembre, durante el fin del verano europeo, Michelle disfrutó de unas semanas en las playas de Ibiza, donde se reunió con algunos amigos. En una de sus salidas, paseó en yate con la modelo venezolana Shannon de Lima, pareja de James Rodríguez.


RELACIONADAS