Dos adolescentes indígenas fueron asesinados y sus cuerpos despedazados en la Ciudad de México, un crimen que no es habitual en la capital del país, aunque sí se da en zonas donde hay una fuerte actividad del crimen organizado.

Según indicó la fiscalía capitalina el miércoles en un comunicado, los restos de los menores, que habían sido reportados como desaparecidos hace una semana, eran transportados "en una carretilla de carga'' por el centro de la ciudad.

El 31 de octubre, la policía de la capital paró a un hombre que iba con dicha carretilla sin imaginar que su carga fueran restos humanos. Cuando los agentes se dieron cuenta, lo arrestaron.

El miércoles la policía todavía recababa videos públicos y privados que pudieron haber sido grabados en la zona para intentar localizar a posibles testigos. Según la fiscalía, además del arrestado podría haber otras personas involucradas en el crimen.

Este departamento no informó sobre cuál podría haber sido el móvil de asesinato pero este tipo de delitos a menudo están vinculados al tráfico de drogas a pequeña escala.

"Es absolutamente lamentable, hasta ahora no se había presentado un caso así", dijo la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

La Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJ-CDMX) detalló que expertos de la Coordinación General de Investigación Forense y Servicios Periciales establecieron que los restos "corresponden a los cuerpos de dos adolescentes, de origen indígena, a los que se les vio por última vez el pasado 27 de octubre y por quienes se emitió la Alerta Amber el día 29 del mismo mes".