Los empresarios mexicanos que inviertan en Estados Unidos para comenzar un negocio bajo las visas de inversor E-1 y E-2 tienen ahora mucho más tiempo para hacer que su empresa crezca y para demostrar que merecen permanecer en el país por más tiempo.

Desde este mes el periodo para remontar sus negocios se ha extendido de un año a cuatro años, una medida que, además de al inversor, beneficia a la economía estadounidense, pues se crean las condiciones para recibir un mayor flujo de capital extranjero.

La pandemia le ha causado a EE.UU., al igual que a la mayoría de los países, una desaceleración económica drástica. El índice de desempleo actual es de un 8,4 % y el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 31,7 % en el segundo trimestre de este año, según el Departamento de Comercio.

Las visas E-1, E-2 y E-B5 no han sido suspendidas por el gobierno estadounidense, como sí ha hecho con otras visas que dan permisos para trabajar en los Estados Unidos.

Otras opciones de Visas

La diferencia entre las visas E-1 y E-2 y la visa EB-5 es muy grande. Las primeras son de "no inmigrante", es decir para personas que no tienen la intención de convertirse en residentes permanentes en los EE.UU., mientras la última sí lleva a la residencia permanente y a la ciudadanía para el inversor y su familia.

Las E-1 y E-2 requieren que el inversionista haga una inversión "sustancial" (100.000 dólares o más) en un negocio estadounidense que ellos dirigirán o controlarán.

El monto de inversión de la visa EB-5 es de por lo menos 900.000 dólares, pero este dinero es un préstamo que se le devuelve al inversor generalmente en un periodo de cinco años.

Bajo el programa de EB-5, el inversor debe invertir en un desarrollo inmobiliario que genere empleos, indica David Amaro, director de America Capital Markets de LS NYRC, en declaraciones a la agencia de comunicación Top of Mind.

"Los que invierten a través de la visa EB-5 recibirán su residencia condicional en aproximadamente dos años y con eso tienen los mismos derechos que un residente permanente. La residencia permanente llega 2 ó 3 años después de la condicional," explica."

Los inversionistas con visas E-1 y E-2 pueden convertir sus visas a EB-5 siempre que cumplan con todos los requisitos necesarios. Todavía tardarán alrededor de 2 años en ser aprobados, pero pueden mantener su estado E-1 o E-2 mientras esperan que se apruebe su EB-5.

"Amaro, cuya compañía está actualmente buscando inversores de EB-5 para la construcción de un edificio de apartamentos en Nueva York, dice que otra diferencia importante es que un inversor con la visa EB-5 puede vivir y trabajar en cualquier parte del país sin importar donde esté ubicada su inversión.Con la EB-5, ellos solo actúan como prestamistas a cambio de un retorno en la inversión y la "green card".