Desde que comenzó la pandemia y la educación se transformó a en clases virtuales, las diferencias sociales se han hecho muy notorias. Algunos pequeños han tenido que encontrar nuevos métodos para poder asistir y seguir aprendiendo a pesar de las faltas de conexión o de tecnologías necesarias.

Ese es el caso de este niño de Tamaulipas quien, a falta de un dispositivo para sus clases, decidió colocar a la venta sus juguetes para así conseguir una tablet o un celular con cámara.

Mario colocó a la venta sus juguetes para poder asistir a sus clases virtuales (Gentileza: Cultura Colectiva)

Su nombre es Mario, tiene 11 años y actualmente cursa el sexto de primaria. Durante los meses que lleva en educación virtual ha tenido que compartir el celular de su madre. Sin embargo, con la apertura de algunos trabajos, la mujer ya no podía prestarle su teléfono para los horarios de clases.

"Al principio le prestaba el teléfono al niño, pero si quiero ganar algo vendiendo lo necesito", manifestó la madre del menor en entrevista con Milenio.

No es el primer niño del país que coloca en venta sus juguetes para poder ayudar a sus padres con la situación. Luis Ángel también tuvo que hacerlo. (web)

"Vendo mis juguetes. Necesito una tablet o un celular para mis clases. Ayúdame con tu compra". Las imágenes se hicieron virales en redes sociales y el pequeño no ha tenido que despojarse de ellos.

Otro de los casos que se hizo viral fue el de los hermanos Itzel y Alexis en Tijuana. (Twitter/iamglenx)

Una fundación recibió la foto y se contactó con la familia para donar la tablet que tanto necesitaba Mario. Sin embargo, no es la primera vez que un niño del país tiene que despojarse de sus muñecos para ayudar a sus padres con la situación económica que viven en su hogar.

Este fue el caso de Derek y su colección de los Simpson. (Web)

Uno de los casos más sonados fue el del pequeño Derek. Tras venderle unas figuras coleccionables de los Simpson a un hombre de Tijuana, luego de comprarlas decidió regalárselas al niño. Una situación que se ha hecho más que visible con la pandemia.