El huracán Sally, de categoría 2, tocó tierra este miércoles en Gulf Shores (Alabama) con vientos máximos sostenidos de 165 kilómetros por hora y una marejada ciclónica que está produciendo inundaciones en una franja de la costa norte del Golfo de México.

Sally, que en los últimos días estuvo casi estacionario cerca de la costa de Luisiana, giró hacia el nornoreste y fortaleció sus vientos durante la noche antes de impactar en Alabama sobre las 6 de la mañana (10.00 GMT).

Es el primer huracán que toca tierra en ese estado sureño desde 2004 y las primeras informaciones desde la zona indican que estuvo lloviendo toda la noche y el viento derribó árboles e hizo caer cornisas y otros elementos de los edificios, pero no se ha sabido de víctimas por ahora.

A man takes a picture during Hurricane Sally in Mobile, Alabama, U.S., September 16, 2020. REUTERS/Jonathan Bachman

Los cortes del suministro eléctrico se iniciaron antes del impacto y, según el portal PowerOutage.com, hay más de 217.000 clientes en Florida, más de 275.000 en Alabama y unos 9.700 en Mississippi afectados.

Desde antes de que Sally tocara tierra, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. señaló que se estaban desarrollando "inundaciones repentinas y catastróficas" desde el oeste de Tallahasse, capital de Florida, hasta la bahía de Mobile, en Alabama.

A car drives down Government Street during Hurricane Sally in Mobile, Alabama, U.S., September 16, 2020. REUTERS/Jonathan Bachman

Además de la marejada ciclónica en la costa es posible que en los ríos de la zona se produzcan desbordes e inundaciones de moderadas a mayores.

Sally avanza ahora en dirección nornoreste a 6 kilómetros por hora y se espera un leve desvío hacia el noreste a una velocidad un poco mayor en las próximas horas.

Palm trees sways in the wind during Hurricane Sally in Mobile, Alabama, U.S., September 16, 2020. REUTERS/Jonathan Bachman