La comisión de seguridad médica del gobierno mexicano aprobó el viernes el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus, con lo que el país se convirtió en el cuarto del mundo en hacerlo.

Una enfermera prepara una inyección de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell amplió informando que las otras naciones que ya autorizaron su uso son Gran Bretaña, Canadá y Bahrein.

Previamente, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, lanzó un llamado urgente y casi desesperado a toda la población para quedarse en casa, usar mascarillas siempre y no organizar reuniones ni fiestas porque la capital del país está a una semana de que sus hospitales se saturen y los contagios por COVID-19 siguen en aumento.

``Es fundamental, fundamental, importante, indispensable, que sigamos estas cinco reglas’', señaló, que además de las tres mencionadas son ir sólo un representante de cada familia a hacer compras y que si alguien da positivo lo notifique y se aísle.

Con casi 250.000 infectados confirmados y más de 18.600 muertes por coronavirus, la capital de México tiene una ocupación hospitalaria del 74%, que sigue en alza a un ritmo preocupante, según el gobierno, con unos 400 nuevos ingresos al día, comparado con los 295 de noviembre.