Los laboratorios Pfizer y BioNTech pidieron este martes la autorización para la distribución de su vacuna contra el coronavirus para Europa ante la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y confiaron en que se pueda distribuir de aquí a finales de mes.

La “solicitud formal” ante la EMA fue presentada el lunes, indicó este martes en un comunicado el laboratorio alemán BioNTech, asociado con el gran laboratorio estadounidense Pfizer, una vez que los resultados de los ensayos a gran escala mostraron una eficacia del 95% de su vacuna.

Vacuna COVID-19. EFE/EPA/BIONTECH

En un comunicado oficial, los laboratorios precisaron: ”Si la EMA decide que las ventajas de la vacuna candidata son mayores que sus riesgos en la protección del COVID-19, recomendará que se le otorgue una CMA (autorización condicional para ser puesta en el mercado) que podría potencialmente permitir la utilización del BNT162b2 en Europa antes del fin de 2020″, precisó el comunicado que ambos laboratorios lanzaron.

Junto con la sociedad estadounidense Moderna, Pfizer/BioNTech es el primer laboratorio en hacer oficialmente su demanda de comercialización a la autoridad sanitaria de la Unión Europea.

El presidente de BioNtech, Ugur Sahin expresó: “Para nosotros como empresa asentada en el corazón de Europa se trata de un hito importante, nos seguiremos esforzando por distribuir la vacuna en todo el mundo tras una posible autorización”.

Vacuna COVID-19 Pfizer. REUTERS/Dado Ruvic/

La distribución y aplicación de la vacuna implicará un reto logístico ya que tiene que conservarse a una temperatura de menos 70 grados centígrados y para poder garantizarlas Pfizer y BionTech han desarrollado un sistema de transporte con sus propios refrigeradores. La vacuna de Pfizer y BioNtech, en la tercera fase de los estudios clínicos, mostró una efectividad del 95% y tiene que aplicarse distribuida en dos dosis para que ofrezca protección contra el coronavirus.

Antes de conocerse el anuncio de las empresas, la ministra alemana de Investigación, Anja Karliczek, indicó que “se van a necesitar vacunas de distintos laboratorios” y advirtió de que en el proceso de autorización se trata no solo de evaluar su efectividad, sino también de que no presentará efectos secundarios adversos, que serán seguras y accesibles para todo el mundo.

Con información de AFP y EFE.