Una trabajadora de la salud de Nueva York se convirtió este lunes en la primera persona en ser vacunada contra el coronavirus en Estados Unidos, en una ceremonia pública que dio inicio al mayor proceso de inmunización de la historia del país, que es el más afectado por la pandemia con casi 300.000 muertes.

Vestida con su ambo de pantalón azul y remera blanca, la enfermera Sandra Lindsay recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. “Me siento esperanzada, aliviada. Siento que la cura está llegando. Espero que esto marque el comienzo del fin de un momento muy doloroso para nuestro país”, dijo luego de ser inyectada durante una transmisión en vivo organizada por el Gobierno estatal de Nueva York en el Hospital Judío de Long Island.

Una enfermera de Nueva York fue la primera persona en vacunarse en EE.UU. contra el coronavirus

Quiero inculcar confianza pública en esta vacuna, que es segura. Estamos en una pandemia, así que todos nosotros necesitamos hacer nuestra parte para ponerle fin, y para no rendirnos tan pronto. Hay luz al final del túnel, pero aún es necesario seguir usando máscara y mantener la distancia social”, agregó Lindsay.

El presidente estadounidense, Donald Trump, celebró el hecho. ”La primera vacuna fue administrada. ¡Felicitaciones Estados Unidos! Felicidades a todo el MUNDO!”, escribió en Twitter el mandatario republicano saliente.

Los lotes de la vacuna de Pfizer/BioNTech salieron el domingo de una planta de la empresa en Michigan hacia estados de todo el país. Las dosis fueron enviadas en cajas con nieve carbónica, o hielo seco, que las mantendrán a -70 ºC, la temperatura necesaria para conservar el compuesto.

El inicio de la vacunación masiva en Estados Unidos llega 11 meses después de la confirmación del primer caso y cuando la cifra nacional de muertes se acerca a 300.000.

El Gobierno dijo que 145 sitios de todos los estados recibirán las vacunas este lunes, otros 425 el martes y los últimos 66 el miércoles, “lo cual completará la distribución inicial”.

El proceso de inmunización con la vacuna de Pfizer, la primera contra el coronavirus aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el ente regulador, será el esfuerzo de vacunación más grande de la historia de Estados Unidos.

Las autoridades esperan que el público se sume, pese a que muchas personas han manifestado su escepticismo o preocupación iniciales.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomendó que se diera prioridad a los residentes de asilos, unas 3 millones de personas, y a profesionales de la salud, que suman unos 21 millones.

Estados Unidos atraviesa su tercer y más grave pico de la enfermedad y acumula 299.191 fallecimientos por el virus, según la Universidad Johns Hopkins (JHU). Desde este mes promedia más de 200.000 casos diarios (registró el domingo otros 190.020 y 1.389 nuevas muertes).