Por primera vez un país europeo fabricará la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik-V. La Cámara de Comercio Italo-Rusa (CCIR) anunció el acuerdo entre el Fondo Ruso de Inversión Directa y la empresa Adienne SRL, que producirá la vacuna en Italia.

Según lo anunciado, la producción comenzaría en julio, y para finales de año se espera alcanzar las 10 millones de dosis. Adienne SRL está en la provincia norteña de Monza y Brianza, y es parte de un importante grupo suizo, Adienne Pharma & Biotech.

“Las empresas italianas son estratégicas, tienen habilidades y competencias únicas en el panorama europeo y son capaces de afrontar el mercado con flexibilidad y rapidez. El acuerdo entre Rusia y nuestra empresa asociada es el primero con un socio europeo”, dijo Vincenzo Trani, presidente de la Cámara de Comercio Italo-Rusa.

Y agregó: “Es un acuerdo histórico que muestra el estado de salud de las relaciones entre nuestros dos países y subraya cómo las empresas italianas saben ver más allá de las polémicas políticas. En estos momentos la creación de una vacuna segura y al alcance de todos es fundamental para salir de esta situación de inestabilidad para la salud pública, las empresas y las economías de nuestros países. Hemos hecho una ‘carrera de relevos’ sin afiliaciones políticas ni banderas”.

Mientras tanto, la relación entre los desarrolladores de la vacuna y las autoridades europeas se tensó aún más en los últimos días. El mismo lunes los empresarios pidieron una “disculpa pública” de la presidenta del Consejo de Administración de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), Christa Wirthumer-Hoche, quien pidió a los Estados miembro que no aprobaran la vacuna rusa hasta que no termine la evaluación del organismo regulador europeo.

Hungría ha aprobado Sputnik V y está vacunando ya a su población, mientras República Checa y Eslovaquia también han pedido dosis y dicen que no esperarán a la aprobación de la EMA. Preguntada por la posibilidad de que Austria de el mismo paso, Wirthumer-Hoche señaló este lunes en declaraciones a la televisión austriaca ORF que “es algo comparable a la ruleta rusa” y desaconsejó su aprobación por parte de los países comunitarios hasta que no se pronuncie la EMA.

Con información de DPA.


RELACIONADAS