Los avances de casos de contagios y muertes por coronavirus en el mundo son un hecho. Más allá de que avanza la vacunación, gran parte del mundo se ve inmerso en una nueva ola de transmisión masiva del virus. En este marco, la policía italiana detuvo a tres funcionarios del Gobierno de Sicilia por manipular durante cinco meses las datos sobre los contagios y los fallecidos por coronavirus a fin de evitar que la región volviera a ser incluida en la zona roja del semáforo epidemiológico.

Los detenidos, bajo arresto domiciliario por el momento, son la directora general del Departamento Regional para las Actividades Sanitarias y Observatorio Epidemiológico (Dasoe), Maria Letizia Di Liberti; el funcionario regional Salvatore Cusimano y el empleado de una empresa que se ocupa de la gestión informática de datos de la Concejalía, Emilio Madonia, informa el diario ‘Repubblica’, citado por Europa Press.

Ante esta situación, el consejero regional de Salud de Sicilia, Ruggero Razza, quien también está siendo investigado por posible falsedad documental, presentó su dimisión, aunque permanecerá de manera interina hasta que el presidente de Sicilia, Nello Musumeci, nombre a su sustituto.

“En tiempos de pandemia las instituciones deben estar protegidas de cualquier sospecha. Para salvar al Gobierno de una controversia inevitable, le pedí al presidente de la región que aceptara mi renuncia”, explicó Razza.

Las sospechas surgen de una investigación por los resultados erróneos de cientos de pruebas de coronavirus de un laboratorio en Alcamo, en el oeste de Sicilia, tras la intercepción de unas llamadas telefónicas en las que se hablaba de “reducir” y “distribuir” el número de contagios y fallecidos para evitar que la isla cayera nuevamente en la zona de alto riesgo.

Las autoridades judiciales consideran de momento que el presidente Musumeci “parece ajeno” a este “plan político perverso” y que fue “engañado por la información falsa que le fue transmitida”.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias italianas confirmaron hoy el fallecimiento de 529 personas y otros 16.017 contagios. En total, han muerto

Italia con tres millones de inmunizados

Italia superó los tres millones de vacunados con dos dosis -por consiguiente inmunizados-, es decir alrededor del 5% de la población en un país en el que es necesario inocular con celeridad debido a que en las últimas 24 hora se reportó 524 muertos (excluida Sicilia, en apuros por el escándalo de los números manipulado), de los cuales el 80% son mayores de 80 años, según las estadísticas.

El retraso en las inoculaciones a los mayores de 70 años se espera recuperarlo ampliando el personal de vacunación -con el acuerdo activo con las farmacias desde mayo, pero también con las obstetras y los biólogos -de los sitios de vacunación- y de los vacunatorios con otros 420, anunció el Comisario para la Emergencia, Francesco Figliuolo, incluidos edificios de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

Las dosis están en camino en forma masiva, como repitió en más de una ocasión, pero el promedio diario de administración por ahora no supera las 235-240 mil, descendiendo aún un poco por debajo de las 150.000 del domingo.

El objetivo sigue siendo 500.000 y más vacunaciones al día en abril y el 80% de los italianos inmunizados en septiembre, reafirmaron en general en la sesión parlamentaria.

Existen actualmente -según los datos online del gobierno- 1,5 millones de dosis en el refrigerador a utilizar, en gran parte por pedidos a Pfizer y Moderna, más 2,8 millones en arribo, para un total de 4,3 millones solo en marzo. Un millón de dosis de Pfizer serán entregadas en estas horas.

Según Figliuolo, “estamos frente a un cambio de modalidad en la compaña de vacunación que está dando los primeros resultados: los abastecimientos totales de vacunas solo en marzo suman 7,6 millones de dosis, sobre un total de 14,2 millones realizado en el primer trimestre”. Al global indicado en el plan del ministerio de Salud falta un millón y medio de dosis.


RELACIONADAS