Un escándalo se desató en Perú al conocerse que funcionarios de altos cargos se habrían vacunado de forma extraoficial durante el gobierno de Martín Vizcarra. La noticia generó una ola de indignación en el país andino y el Gobierno anunció que abrió una investigación.

Se cree que existieron acuerdos entre varios políticos con empresas farmacéuticas para inmunizarse antes de que llegara su turno y una de las versiones indica que unas 2000 dosis habrían sido destinadas al personal de gestión relacionada al coronavirus.

La ministra de Relaciones Exteriores de Perú, Elizabeth Astete, dimitió tras confesar que había recibido la primera dosis de la vacuna del Covid-19 y dijo que fue “un grave error”.

Elizabeth Astete, canciller peruana, renunció tras el escándalo de las vacunas extraoficiales de Covid-19.(Foto: Luis IPARRAGUIRE / Peruvian Presidency / AFP) )

También el viceministro de Salud, Luis Suárez, confirmó que tanto él como el “equipo responsable de conducir la respuesta frente a la pandemia” recibieron la vacuna china de Sinopharm entre septiembre y octubre de 2020, antes de que fuera aprobado su uso de emergencia.

Según Suárez, el equipo de la farmacéutica china les aseguró que tenían una partida de dosis reservadas para el personal que gestiona la pandemia. Luego de estas declaraciones, también renunció a su cargo.

El Gobierno abre una investigación sobre la vacunación

El presidente, Francisco Sagasti, señaló que todos los acuerdos sobre los ensayos clínicos con las vacunas en Perú fueron realizados con anterioridad al Gobierno que él mismo preside, el de Martín Vizcarra.

“Esto empezó hace mucho tiempo, con este pedido, me imagino, del presidente Vizcarra o alguno de sus allegados de tener un acceso preferencial de la vacuna, pero seamos claros, esta no es la vacuna que negoció mi Gobierno y que logramos traer y que ayer llegaron 700.000 dosis”, ha enfatizado.

Del mismo modo, Sagasti cuestionó las explicaciones de Vizcarra, quien apuntó que su vacunación formaba parte de los ensayos clínicos de la de la vacuna de Sinopharm, algo que el centro encargado del estudio, Universidad Privada Cayetano Heredia, desmintió posteriormente.

Francisco Sagasti asumió como presidente en Perú a mediados de diciembre. Destaca que la polémica de las vacunas ocurrió durante el gobierno anterior. (Foto: DPA)

Por su parte, el ministro de Sanidad, Óscar Ugarte, aseguró que todos los funcionarios que se hayan vacunado quedarán fuera de la Administración. En este sentido, confirmó que el asunto será investigado por una comisión encabezada por el exministro de Sanidad Fernando Carbone. Además, también se ha convocado al Colegio Médico del Perú, al Colegio de Enfermeras y al Colegio de Químicos Farmacéuticos.

A pesar de todo esto, el ministro aseguró que estos hechos y la investigación que realizará la comisión no tendrán un efecto negativo en el proceso de vacunación iniciado la semana pasada y que continuará tras la llegada de un nuevo lote de viales.

Con información de DPA y EFE.


RELACIONADAS