El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, rechazó el martes invocar la Vigésimo Quinta enmienda para sacar al presidente Donald Trump de la Casa Blanca, y criticó los “juegos políticos” de los demócratas para presionarle a hacerlo.

Nancy Pelosi en el Capitolio

La negativa de Pence se dio poco antes de que la Cámara de Representantes aprobara -con 223 votos a favor y 205 en contra- una resolución presentada por el congresista demócrata Jamie Raskin, la medida que representa sobre todo una reprimenda simbólica contra el presidente Trump, informó DPA.

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Pence explicó que “a ocho días” de la investidura de Joe Biden como presidente de Estados Unidos, esta medida no es lo mejor para el país, e incluso cuestionósu constitucionalidad.

No creo que tal curso de acción sea en el mejor interés de nuestra Nación o sea consistente con nuestra Constitución”, dijo el vicepresidente sobre el mecanismo promovido por los progresistas.

Y agregó: “La semana pasada no cedí a la presión para ejercer más allá de mi autoridad constitucional para determinar el resultado de las elecciones, y ahora no cederé a los esfuerzos de la Cámara de Representantes para jugar juegos políticos en un momento tan serio en la vida de nuestra nación”.

El vicepresidente sostuvo que, accediendo a esta petición, “sentaría un precedente terrible”, y pidió a Pelosi y al resto del Congreso “bajar la temperatura” y unir a Estados Unidos de cara a la toma de posesión de Biden, el 20 de enero.

Tras esta negativa, ahora se espera que se celebre este miércoles un juicio político contra el todavía presidente de Estados Unidos, el segundo al que se enfrentaría en menos de dos años, tras ser acusado de haber “incitado a la insurrección” en la toma del Capitolio por parte de sus seguidores.

Algunos demócratas han criticado esta estrategia del partido, según revela la CNN, pues consideraban muy difícil la posibilidad de que Pence accediera a ella, por lo que se habría desperdiciado un día más para avanzar en el juicio político contra Trump, en un momento en el que defienden su salida antes de la toma de posesión de Biden.

Durante esta última sesión, Pelosi volvió a insistir con la idea de que Trump “pidió este ataque sedicioso” al Capitolio y animó a los representantes republicanos a que “abrieran los ojos e hicieran responsable a este presidente”.

Sin embargo, tan solo un republicano votó a favor de que Pence hiciera uso de la 25ª enmienda, aunque son más los compañeros de partido de Trump partidarios del ‘impeachment’.

Hasta el momento, son cinco representantes republicanos quienes ya ha anunciado su apoyo para enjuiciar a Trump, entre ellos la ‘número 3’ de la formación en la Cámara de Representantes, Liz Cheney, quien le ha acusado de “encender la llama del ataque” contra el Capitolio.