Al menos 32 personas murieron y más de 90 resultaron heridas por el choque de dos trenes en la localidad de Tahta, Egipto, según informó el Ministerio de Salud de aquel país africano.

De acuerdo a un comunicado del citado Ministerio, más de treinta ambulancias están trabajando en el lugar para transportar a las víctimas a varios hospitales cercanos de la provincia situada en el valle del Nilo, donde las vías ferroviarias son viejas y están en mal estado. Y añadieron que el número de heridos aumentó de 66 a 91.

El vocero de Salud, Jaled Muyahid, manifestó en la nota que la ministra Hala Zayed se está dirigiendo a la provincia para “hacer seguimiento del estado de salud de los heridos”, además de haber creado una unidad de crisis y emergencias en Sohag.

Dicha unidad es la encargada de evaluar “las consecuencias del accidente y proporcionar suministros médicos y personal de todas las especialidades para dar la asistencia necesaria a los heridos”, agregó el comunicado.

Por su parte, el primer ministro egipcio, Mustafa Madbuli, aseguró en otro comunicado que hay coordinación con los ministerios competentes y pidió a los responsables de cada departamento que “acudan inmediatamente al lugar del accidente para ofrecer el apoyo necesario y hacer frente a la situación rápidamente”.

En Egipto son frecuentes los accidentes ferroviarios, debido al mal estado de la red y a pesar de que las autoridades prometieron en repetidas ocasiones renovar las infraestructuras e invertir más en seguridad de las vías y su correcta señalización.

El último gran accidente se produjo el 27 de febrero de 2019, en el que murieron 22 personas y al menos 40 resultaron heridas en la estación central de El Cairo, la capital del país, donde una locomotora sin conductor ganó velocidad y acabó chocando contra una barrera de hormigón situada al final de la vía del tren.