El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo una comunicación con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensberger, en la que lo habría presionado para que “busque” los votos suficientes para dar la vuelta al resultado de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en las que Trump fue derrotado por el candidato demócrata, Joe Biden.

“The Washington Post” informó sobre esta conversación y publicó que cuenta con una grabación de la misma, que es de más de una hora. En la llamada, Trump le solicita a Raffensperger “buscar 11.780 votos, uno más de los que tenemos, porque nosotros ganamos en ese estado” para achicar la ventaja de 12.700 votos de Biden sobre Trump.

No es posible que perdiera Georgia. No es posible. Ganamos por cientos de miles de votos”, afirmó Trump en la grabación. Y agregó: “Las gentes de Georgia están enfadadas. Las gentes del campo están enfadadas y no hay nada malo en decir, cómo decirlo... que has recalculado”.

Asimismo, el propio Trump publicó en su cuenta personal en Twitter que habló este sábado con Raffensperger y trató cuestiones como el resultado en el condado de Fulton o “el fraude en la votación en Georgia”.

Por su parte, Raffensperger contestó también mediante Twitter: “Con todo el respeto, presidente Trump: lo que está usted diciendo no es cierto. La verdad saldrá a la luz”.

Desde la oficina de Raffensperger recordaron que la investigación de las elecciones no ha deparado ningún caso de votantes no registrados, aunque sí hay “un puñado” de presuntos casos de votos en nombre de personas difuntas.

Además, la vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, se refirió al intento de Trump de revertir el resultado en Georgia como un “abuso de poder descarado y audaz”, que muestra “la voz de desesperación” del todavía inquilino de la Casa Blanca.