La Fiscalía General de Bolivia firmó este viernes una serie de órdenes de captura contra la expresidenta interina Jeanine Áñez, varios de sus exministros y de ex altos oficiales de las Fuerzas Armadas, en el marco de un proceso abierto por un presunto “golpe de Estado” ocurrido en 2019 en perjuicio del entonces presidente Evo Morales.

Algunas de las medidas ya estaban siendo ejecutadas pero no la que concierne a Áñez, que en Twitter denunció que “la persecución política comenzó” y que “el MAS decidió asumir el estilo de las dictaduras. Un verdadero pecado porque Bolivia no tiene necesidad de dictadores sino de libertad y soluciones”.

Entre los líderes políticos de la disposición judicial, figura el principal líder opositor de Morales, Luis Fernando Camacho, recién elegido gobernador del departamento de Santa Cruz.

La Fiscalía destacó las órdenes de captura sobre la base de una denuncia presentada por la exdiputada boliviana Lidia Patty, que acusó a Camacho, y a varios ex jefes militares y de la policía nacional, de ser responsables de los sucesos que llevaron a la renuncia del entonces jefe del Estado.

A la lista de personalidades que la Fiscalía pidió su detención se agregan los exministros Arturo Murillo, Yerko Núñez, Luis Fernando López, Rodrigo Guzmán y Alvaro Coimbra. Estos últimos dos, refiere la agencia estatal de prensa ABI, ya fueron arrestados.

La operación, llevada a adelante por los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala, imputa a las personas objeto de la orden de captura los presuntos delitos de terrorismo, sedición y conspiración, y justifica la orden de captura con el peligro de que los imputados puedan fugarse al exterior, como sucedió ya en el caso de Murillo, López, y del comandante de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana.

Con información de ANSA.