Luego del incómodo momento que hizo vivir a Rafael Nadal en el Abierto de Australia, la mujer que gritaba y molestaba desde la tribuna dio mas detalles del contexto. Cuanto el mallirquín la distinguió entre la multitud del publico la aficionada levantando el dedo mayor de su mano derecha, la hija está molesta por su actitud contó. Días después de volverse viral, la mujer reconoció que estaba borracha y aseguró que el tenista es “increíblemente aburrido”.

Había bebido alcohol”, confesó en el programa radial australiano “Las mañanas con Neil Mitchell”. La mujer detalló que estaba en el estadio porque fue a ver el partido entre Coco Gauff y Elina Svitolina, y se quedó a ver el enfrentamiento entre el español y el estadounidense Michael Mmoh. Lejos de disculparse por el gesto que fue repudiado por los presentes y la obligó a retirarse del estadio, comentó que la “lentitud” de Nadal para hacer sus saques fue lo que la terminó de “desquiciar”.

“No, desde luego que no soy una fan de Nadal, creo que es increíblemente aburrido con todos esos rituales antes de sacar. El hecho mismo de que mis fotos se hayan vuelto virales en todo el mundo refleja lo increíblemente aburridos que son sus partidos. Si no, ¿por qué querrías centrar la importancia en un espectador?”, fue contundente la espectadora y reconoció que “el alcohol te hace estar desinhibida”. Al mismo tiempo aseguró: “Mi hija no está muy contenta de lo que he hecho”.

Lejos de reconocer su inapropiado comportamiento, la mujer cuestionó el accionar del personal de seguridad del estadio: “No sé por qué no podía decir en alto lo que me parecía todo aquello, fueron muy maleducados al sacarme de la pista. Me dijeron: ‘Bien, tiene que irse’. Y yo dije: ‘¿Por qué? Soy una espectadora, he pagado mi entrada, ¿por qué no se me permite hablar?’”.

Una espectadora insultó a Nadal y la fuerzas de seguridad, la expulsaron del estadio. / Gentileza.Gentileza

Las declaraciones de la mujer confirmaron lo que Nadal suponía cuando concluyó el partido: “Creo que los dedos estaban dirigidos a mí. Bebió demasiada ginebra o tequila. Fue raro pero divertido. Para mí fue gracioso. Me sorprendió que alguien me diera un dedo de honor”, dijo y aseguró que no quiere conocerla.


RELACIONADAS