Ashli Babbitt, una exmilitar de California, es una de los cuatro muertos que quedaron de saldo después del asalto al Capitolio de Estados Unidos durante la confirmación de la victoria de Joe Biden. La mujer, ardiente seguidora del presidente Donald Trump, recibió un disparo de la Policía en el cuello.

Ashli Babbitt, la mujer baleada y asesinada en el Capitolio de EEUU

“La mujer es Ashli Babbitt, que fue militar durante 14 años y realizó cuatro despliegues con la Fuerza Aérea de Estados Unidos”, informó la cadena de televisión KUSI.

Babbitt, que no fue todavía identificada oficialmente por la policía, vivía en la región de San Diego, en el sur de California, con su marido, que la describió como una “gran seguidora del presidente Trump”. El hombre no viajó a Washington para participar en la protesta.

Ashli Babbitt, la mujer baleada y asesinada en el Capitolio de EEUU

Cientos de partidarios de Donald Trump invadieron durante varias horas el Capitolio, símbolo por excelencia de la democracia estadounidense, interrumpiendo la sesión legislativa que debía confirmar la victoria de Joe Biden.

En medio de las escenas de caos, durante las cuales algunos policías protegían las instalaciones y a los legisladores con armas desenfundadas, una mujer fue herida de bala en el interior del edificio. Murió poco después, dijo el jefe de la policía de Washington sin dar detalles sobre las circunstancias de la tragedia o el autor del disparo.

Ashli Babbitt, la mujer baleada y asesinada en el Capitolio de EEUU

“Realmente no sé por qué decidió hacer eso”, declaró la suegra de Ashli Babbitt, citada por una periodista de la cadena Fox 5.

En su cuenta de Twitter, Ashli Babbitt se presentaba como “excombatiente” y “libertaria”. Recientemente había retuiteado numerosos mensajes de personas que viajaban a Washington para responder al llamado de Donald Trump.

El martes, Ashli Babbitt respondió a alguien que se quejaba de la anulación de su vuelo: “Nada nos detendrá (...) Ellos pueden intentar, intentar e intentar pero la tormenta está aquí y está descendiendo sobre [Washington] DC en menos de 24 horas (...) De la oscuridad hacia la luz”.

Con información de AFP: